Abogados Expertos en Alcalá de Henares

Régimen económico
matrimonial

Teléfono de atención

Atención al detenido
91 881 21 88
Pedir Cita

DESPACHO DE ABOGADOS EN ALCALÁ DE HENARES

​​​​​​Capitulaciones matrimoniales

Las capitulaciones matrimoniales son un documento, un contrato jurídico, por medio del cual los futuros cónyuges se ponen de acuerdo y establecen las normas patrimoniales y personas que van a regir en el matrimonio, para su validez, deben constar en escritura pública, debiendo ser firmadas ante notario.

Lo encontramos en el artículo 1325 del Código Civil:

<<En capitulaciones matrimoniales podrán los otorgantes estipular, modificar o sustituir el régimen económico de su matrimonio o cualesquiera otras disposiciones por razón del mismo>>

Estas capitulaciones pueden ser otorgadas en dos momentos como expone el artículo 1326 CC:

  • Antes del matrimonio, pero con la particularidad de que debe celebrarse antes de un año, ya que en caso contrario las capitulaciones perderán su eficacia
  • Después del matrimonio, pudiéndose modificar las capitulaciones todas las veces que sean necesarias.

En cuanto a los requisitos y limitaciones para que las capitulaciones sean válidas habrá q

  • Para que sean válidas las capitulaciones o las modificaciones de las mismas es necesario la prespecialidad y muto acuerdo de las personas que las han otorgado o las van a otorgar.
  • Es necesario que consten en escritura pública, firmadas ante Notario
  • Deben ser acordes a las Leyes, a las buenas costumbres y a la igualdad de derechos entre los cónyuges con
  • En el caso de estar incapacitado, será necesario otorgar las capitulaciones con las asistencia los padres, tutor o curador
  • Necesidad de inscribir las capitulaciones en el Registro, ya sea el Civil, el de la Propiedad o el Mercantil
  • El menor no emancipado que según la Ley pueda casarse podrá otorgar las capitulaciones pero con el consentimiento de sus padres o tutor.

Régimen económico de gananciales o sociedad de gananciales

El régimen económico de gananciales o sociedad de gananciales es un régimen económico matrimonial donde se hacen comunes para los cónyuges las ganancias o beneficios obtenidos por ambos y, en el caso de disolución de la sociedad, serán atribuidos por mitad a los cónyuges.

La sociedad de gananciales comenzará una vez se haya celebrado el matrimonio o posteriormente, cuando se cambie el régimen económico a través de las capitulaciones matrimoniales

Pero no todos los bienes son gananciales obtenidos, existen los bienes gananciales y los privativos, habrá que ver la diferencia entre uno y otro.

Son bienes gananciales:

  1. Los obtenidos por el trabajo o la industria de cualquiera de los cónyuges, también incluimos las ganancias obtenidas a través del juego.
  2. Los frutos, rentas o intereses que produzcan tanto los bienes privativos como los gananciales.
  3. Los adquiridos a título oneroso a costa del caudal común, bien se haga la adquisición para la comunidad, bien para uno solo de los esposos.
  4. Los adquiridos por derecho de retracto de carácter ganancial, aun cuando lo fueran con fondos privativos, en cuyo caso la sociedad será deudora del cónyuge por el valor satisfecho.
  5. Las Empresas y establecimientos fundados durante la vigencia de la sociedad por uno cualquiera de los cónyuges a expensas de los bienes comunes. Si a la formación de la Empresa o establecimiento concurren capital privativo y capital común, se aplicará lo dispuesto en el artículo 1.354.

Son bienes privativos:

Son aquellos que pertenecen de forma exclusiva a los cónyuges, los encontramos en el artículo 1346 CC y son:

  1. Los bienes y derechos que le pertenecieran al comenzar la sociedad.
  2. Los que adquiera después por título gratuito. (una herencia o una donación)
  3. Los adquiridos a costa o en sustitución de bienes privativos.
  4. Los adquiridos por derecho de retracto perteneciente a uno solo de los cónyuges.
  5. Los bienes y derechos patrimoniales inherentes a la persona y los no transmisibles ínter vivos.
  6. El resarcimiento por daños inferidos a la persona de uno de los cónyuges o a sus bienes privativos.
  7. Las ropas y objetos de uso personal que no sean de extraordinario valor.
  8. Los instrumentos necesarios para el ejercicio de la profesión u oficio, salvo cuando éstos sean parte integrante o pertenencias de un establecimiento o explotación de carácter común

En el caso de los apartados 4º y 8º, los bienes seguirán siendo privativos aunque su adquisición se haya realizado con fondos de la sociedad de gananciales, pero en dicho caso, esa persona tendrá un crédito a favor de la sociedad de gananciales por el dinero sustraído.

Dentro de la sociedad de gananciales cada cónyuge tiene unas obligaciones que cumplir, debiéndose pagar una serie de gastos en beneficio de ella

Cargas y obligaciones de la sociedad de gananciales:

El régimen económico de gananciales deberá asumir una serie de gastos que serán comunes para ambos cónyuges:

  1. Los gastos derivados del sostenimiento de la familia, educación vestimenta…. De los hijos comunes y no comunes que convivan en el núcleo familiar.
  2. Se deberá administrar los bienes privativos y la explotación de los negocios de cada cónyuge
  3. La sociedad de gananciales deberá hacerse cargo de la adquisición, tenencia y disfrute de los bienes comunes.
  4. Respecto a los bienes privativos aportados por cada cónyuge para pagar los gastos de la sociedad, éstos deben ser restituidos

La sociedad de gananciales puede disolverse por varios motivos:

  1. Cuando se disuelva el matrimonio.
  2. Cuando sea declarado nulo.
  3. Cuando se acuerde la separación legal de los cónyuges.
  4. Cuando los cónyuges convengan un régimen económico distinto en la forma prevenida en este Código.
  5. Por el fallecimiento de uno de los cónyuges

Régimen económico de separación de bienes

El régimen de separación de bienes, en contraposición al de gananciales, tiene la particularidad de separar los patrimonios de ambos cónyuges, pudiendo cada uno administrarlo de la forma que estime oportuna.

Encontramos en el Código Civil en el artículo 1437:

<<En el régimen de separación pertenecerán a cada cónyuge los bienes que tuviese en el momento inicial del mismo y, los que después adquiera por cualquier título. Asimismo corresponderá a cada uno la administración, goce y libre disposición de tales bienes.>>

Entonces, todos los ingresos que obtengan, ya sean propios u obtenidos a través del trabajo, les pertenecerán individualmente a cada uno de ellos. Aunque hay una excepción respecto a esto último, en el caso de adquisición de bienes por parte de ambos cónyuges durante el propio régimen económico, corresponderá proindiviso en proporción a lo que haya aportado cada uno.

Uno de los problemas, o beneficios de este tipo de régimen, según se mire, tiene que ver con  la titularidad del bien o derecho en el caso de no poder determinar quién es el verdadero propietario, correspondiendo a ambos por mitad.

Este es un tipo de régimen económico de segundo grado que debe otorgarse en capitulaciones matrimoniales generalmente.

Una diferencia respecto al anterior régimen, es que el de gananciales rige en el territorio común, excepto en varias comunidades autónomas como son la Comunidad Valenciana, Cataluña  y Baleares, donde regirá la separación de bienes en el caso de que no pactar ninguno los cónyuges.

Igualmente, nos expone el artículo 1435 que regirá la separación de bienes:

  1. Cuando así lo hubiesen convenido.
  2. Cuando los cónyuges hubieren pactado en capitulaciones matrimoniales que no regirá entre ellos la sociedad de gananciales, sin expresar las reglas por que hayan de regirse sus bienes.
  3. Cuando se extinga, constante matrimonio, la sociedad de gananciales o el régimen de participación, salvo que por voluntad de los interesados fuesen sustituidos por otro régimen distinto.

Derechos y obligaciones:

En el régimen de separación de bienes, aunque cada cónyuge puede administrar libremente su patrimonio, es necesario cumplir una serie de obligaciones:

  • Ambos tienen la obligación de contribuir al levantamiento de las cargas matrimoniales proporcionalmente respecto de sus patrimonios. (entendemos cargas matrimoniales como la alimentación, educación, sustento de los menores…)
  • Ambos deberán realizar los actos encaminados a atender las necesidades ordinarias de la familia, encomendadas a su cuidado, conforme al uso del lugar y a las circunstancias de la misma.
  • Responder solidariamente de las deudas contraídas (dentro del ámbito de la potestad doméstica, ya que las contraídas de forma exclusiva no pertenecen al otro cónyuge)
  • Ambos tienen la obligación de informarse sobre sus circunstancias económicas.
  • Requerir del consentimiento del otro cónyuge en el caso de disponer de derechos sobre la vivienda habitual y de los muebles de uso ordinario, aunque solo pertenezca a uno, será necesario el consentimiento de ambos. Se establece la vivienda familiar debe protegerse, y aunque pertenezca de forma individual a uno de ellos, ambos deberán estar de acuerdo para realizar cualquier disposición.

Como hemos comentado, aunque cada uno disponga libremente de su patrimonio, es obligación común el contribuir a las cargas matrimoniales.

Ventajas e inconvenientes del régimen de separación de bienes

  1. Es un régimen perfecto para aquellos casos en los que hay igualdad económica entre partes, así, cada cónyuge conserva la propiedad y disposición de su patrimonio a excepción de la vivienda familiar.
  2. Las deudas de cada cónyuge serán exclusivas de cada uno, a excepción de las contraídas en beneficio de las familiares, que serán a cargo de ambos.
  3. Muy conveniente cuando una de los cónyuges sea empresario.
  4. Régimen un tanto injusto en el caso de que uno de los cónyuges realice tareas domésticas, ya que va estar desprotegido económicamente, aunque en el caso de extinción, podrá acceder a una compensación por el tiempo dedicado a esas tareas.
  5. Es más sencillo dividir el patrimonio en el caso de separación de bienes, debido a que cada cónyuge conserva su patrimonio, lo único que habría que dividir es lo relacionado con la vivienda familiar y los bienes adquiridos comúnmente.

¿NECESITA UN ABOGADO EN ALCALÁ DE HENARES?

Consúltenos su caso y tendrá asesoramiento personalizado por nuestros abogados especializados

Contacte con nosotros 91 881 21 88